Tener un plan

Print Friendly

El año se divide en dos partes: en las dos temporadas que marcan la salida de The Gentlewoman y Fantastic Man.

En estas dos casas, una habitada por mujeres, otra por hombres, posar ante la cámara no es suficiente, no puede ser una profesión. Ser guapa o guapo no basta, no puede ser una manera de vivir. Hay que tener un plan, hay que haber tomado decisiones. Los temas aquí no son relevantes, importan las personas y no la realidad, lo sorprendente es siempre la versión que cada uno cuenta y como apropiarse de ella. El atuendo exquisito, la desenvoltura y las flores se sobreentienden.

Phoebe, Inez y Adele. Mr. Rupert Everett, Mr. Helmut Lang, Mr. Tom Ford, Mr. Ewan McGregor, Mr. Bret Easton Ellis, Mr. Stefano Pilati, Mr. Vinoodh Matadin, Mr. Bryan Ferry, y muchos más.

El nombre de pila de una mujer, impreso en grande sobre su imagen a toda página no es mucha información y sin embargo es suficiente para querer saber más. El de los hombres precedidos siempre de Mr. Después de presentaciones así, la única opción es continuar leyendo, para poder decir la próxima vez que ya nos conocíamos.

Siempre existe una manera diferente de hacer las cosas. Todos los objetos, todas nuestras acciones, tienen alma, porque en cada decisión que imponemos al mundo algo de nuestro interior se desplaza con ella. Los cordones de nuestros zapatos, los vasos de agua de la cocina, la grapadora de la oficina, cualquier detalle en el que podamos pensar es una oportunidad para decidir, una oportunidad para investigar, para convertirse en especialista. No existe mejor o peor, existe lo que hacemos nuestro y lo que merece la pena ser contado; pero cuidado, cualquiera de nuestras decisiones puede ser convertida en titular y ponernos en evidencia. Por ejemplo, Mr. Villar never shares his dessert.

Estas revistas son para personas con deseo, con capacidad para hablar desde los objetos y desde las decisiones tomadas, y ahí, claro, la clave está en la herramienta. Podemos hacer disecciones de extrema delicadeza si tenemos nuestro bisturí bien afilado, ser expertos de cada uno de los temas de nuestra vida cotidiana. ¿De qué está hecho nuestro peine?¿Qué significa la distancia entre sus púas?¿Está fabricado a mano en Alemania?¿Tiene un mango de marfil?¿de plástico?

Todo forma parte de un plan muy personal. Puede parecer que hay muchos puños de camisa pero la gran decisión es que esta es siempre blanca.

Chisco Villar

 

Deja tu comentario

 
+(reset)-