Las letras de la memoria

Print Friendly
Obra incluida en la exposición "Elena del Rivero. Flying letters..."

Elena del RIVERO, Falling in love. A letter from Andromeda to Perseus #9 (2010)

Las letras de la memoria

Elena del Rivero. Flying letters… Galería Elvira González, Madrid. Hasta el 30 de abril.

La memoria la conforman imágenes y letras en movimiento. Cartas que vienen y van, plumas que vuelan sin destino, deseos reprimidos, miedos ocultos… La exposición de Elena del Rivero en la Galería Elvira González habla tanto de memoria como de proceso. El viaje comienza con una vitrina de “objetos encontrados” donde, por supuesto, las plumas logran ya convertirse en protagonistas. Todo comenzó una tarde de primavera, mientras Elena del Rivero leía bajo un árbol, “me encontraba en mi parque leyendo una tarde de primavera cuando cayó sobre el libro una pluma del árbol debajo del cual me había sentado. La recogí y me la llevé a casa. Y así empezó la tarea de averiguar cómo limpiar y desinfectar la pluma, así como la necesidad de utilizarla.” Sus obras siempre se han  movido en ese espacio indeterminado que habita entre lo público y lo doméstico, entre el control y la casualidad, en una constante recurrencia a la memoria de lo vivido.

El viaje que empieza con esa idílica estampa nos lleva hacia la escritura como práctica performativa. Una escritura que se desarrolla en el tiempo y que tiende a desaparecer, una escritura tan plástica como visual, unida ineludiblemente a la poesía. Las letras se cuelan entre papeles tejidos, papeles de ábaca, que comparten espacio con frágiles plumas. Papeles de gran formato, cosidos a mano, dibujados con trazo firme, manchados con carboncillo… papeles delicadísimos que nos remiten al mito de Penélope –como indica Francisco Calvo Serraller en el artículo que le dedica en Babelia- y que, por unos instantes, transforman a la artista en tejedora, a la escritora en Penólope.

Papeles tejidos, letras escritas a mano, textos mecanografiados, cartas pegadas y, sobre todo, plumas. Plumas que hablan de viajes, del transcurrir del tiempo: plumas recogidas, encontradas, e incluso recibidas en el correo. Plumas que nos trasladan y enfrentan a los derroteros temporales y viajeros de nuestra propia memoria.

Marta Muñoz Recarte

Deja tu comentario

 
+(reset)-