¡Esto sí que es una performance!

Print Friendly

TÍTULO: Virgen de los peregrinos

AUTOR: Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, 1571- Porto Ercole, 1610)

LUGAR: El portal de una casa romana.

DURACIÓN: El tiempo de abrir la puerta y de enseñar al niño a la visita,  rapidito, no vaya a ser que se enfríe.

ACCIÓN: Suena el timbre. María está bañando al niño y el ruido de sus chapoteos  en el agua, le impiden oírlo. Suena  de nuevo. María le pide silencio al niño llevándose el índice a los labios, shhhhhhhhhhhhhhh, y se concentra en oír si efectivamente alguien ha llamado a la puerta. El tercer timbrazo le hace reaccionar: coge la toalla de hilo que ha dejado en la silla junto a la gran palangana, la coloca en su regazo, agarra al niño por debajo de los brazos para sacarlo del agua y lo envuelve en ella con un gesto decidido. Se apresura por el pasillo: ¡ya voy¡ ¡ya voy…! Llega a la puerta, se apoya al niño en la cadera, quita el pestillo y abre el portón.

Y allí estáis vosotros. Ya de rodillas. Esperando que alguien abra la puerta. Los pies descalzos y sucios, con aspecto de cansados, como si hubierais hecho una gran caminata. Venimos a ver al niño… qué grande está… Sí, y no le digo lo que pesa, que me tiene la espalda destrozada, dices tú, Lena. Te quedas de pie, los pies casualmente cruzados,  con el niño en brazos, casi resbalándose por tu cadera, pero manteniendo  la pose de una estatua griega.  Estarás así solo durante unos minutos. Mientras, vosotros os entregáis simplemente a contemplarlo. Después, te disculpas porque hay corriente y el niño puede enfriarse, te despides con dulzura y cierras la puerta.

Deja tu comentario

 
+(reset)-