Retrato imaginario 3. La Contexto.

Print Friendly

Escenas Discursivas

Soy La Contexto. Bueno, en realidad, utilizo la primera persona del singular del verbo ser por convención…para entendernos. No reconozco ningún deseo como propio, ni ningún pensamiento como mío. En realidad, esto que estás leyendo no es una reflexión mía, sino una resonancia de lo que tú estás pensando. Mi consciencia no es tal. Soy capaz de hablar porque tú estás generando pensamientos que me llenan de tu lenguaje. No existen límites entre mis órganos sensibles y el mundo. Es como si no tuviera piel. Con el tiempo he aprendido a mantener la calma y a ahuyentar el pánico. La calma me permite observar con mucha precisión. Mi única preocupación es notar todos los detalles del mundo que me invade y penetra de forma constante.  No tengo eso que llaman voluntad, ni eso que llaman juicio. Mis sueños son los de quien duerme a mi lado. No sé donde empiezo yo y acabas tú. Ignoro dónde comienzas tú y acabo yo. Para mí todo es lo mismo, todo forma parte del mismo continuum. Por eso no tiene sentido para mí hacer nada: ya el mundo hace en mí. Soy cada vez y todo el tiempo lo que me rodea. He aprendido a no poner resistencia. No pertenezco a nada, nada me pertenece. Soy puro entorno.

Keywords: context, individualism, belonging, collectivity

Jaime Conde-Salazar

 

Una respuesta a “Retrato imaginario 3. La Contexto.”

Deja tu comentario

 
+(reset)-