Proyectos

Print Friendly

En nuestra casa no paramos de jugar. Marcamos un punto de partida, unas condiciones y unas reglas. Y nos ponemos a ello. A veces llegamos a sitios que nos gustan y nos atrevemos a hacer públicos los resultados. Otras, el juego nos lleva a lugares inconfesables, catastróficos o vergonzosos y preferimos que la cosa no salga de aquí. Utilizamos imágenes, acciones, aparatos, músicas, juguetes… A veces aparece la escritura, pero cuando lo hace es sólo un objeto más para jugar.

Deja tu comentario

 
+(reset)-