1 y no más visitas, 10 días, 10 de la mañana

Print Friendly

Festival In-Presentable

No pude evitar volver al museo al día siguiente. Sería la última visita. Esta vez no tenía gana de compañía así que me aseguré de no despertar a ninguno de mis compinches que seguían dormidos entre los setos con nombre del Jardín Botánico.  Quería comprobar que, tras la gloriosa hoguera de San Juan, las salas se habían quedado vacías y las paredes desnudas. Para mi sorpresa, descubrí admirado que todos los cuadros colgaban en su sitio: se conoce que la humedad de la noche había hecho que volvieran a brotar de las paredes.

Jaime Conde-Salazar

Deja tu comentario

 
+(reset)-